Frases para un hijo o una hija

No hay nada como el amor de los hijos. Es por ello por lo que, a continuación, vamos a conocer las mejores frases para un hijo o una hija. No te las pierdas ya que quizá quieras dedicarle una a tus hijos. ¡Son increíbles!

Frases para un hijo

Frases para un hijo o una hija

  • Al tener un hijo, te das cuenta que no nada de lo que creías es cierto. Que todo cambia y hay que adaptarse a ese gran regalo.
  • Puede que no seas perfecto, pero desde el mismo día que naciste supimos que serías el hijo ideal.
  • Hijo mío, he tenido muchos momentos hermosos en mi vida, pero ninguno tan especial como verte avanzar cada día.
  • No importa dónde ni con quién estés. No importa el tiempo que pase sin hablarnos; ni tan siquiera importa si me dañaste. Cuando te haga falta, cuando necesites una mano tendida o un abrazo cálido, entonces hijo mío, estaré allí para ti.
  • Hijo mío, recuerda que el primer paso para ser respetado es verse respetable.
  • Hijo mío, recuerda que es más difícil reparar hombres que formar niños fuertes.

Pensamientos para un hijo

Mensajes para un hijo o una hija

  • La vida está llena de momentos hermosos y de otros difíciles. Aprende todo lo que puedas de cada uno de ellos para ser el hombre que sé que puedes llegar a ser.
  • Aunque no lo creas, yo fui tu primer héroe, tu primer profesor, tu guía más querido. Nunca subestimes el amor que te profesé. Puede que creyeras que te odiaba y por eso me enfrentaba a ti. Mañana, quizá, descubras que hacerlo me dolía más a mí.
  • El acto más loca y hermosamente irracional que pueden realizar dos personas es tener un hijo.
  • Quiero que tu sonrisa sea mía, quiero acompañarte en tus triunfos y apoyarte en tus fracasos. Deseo ser el árbol al que te arrimes cuando arrecía la lluvia. Cobijarte y verte crecer es el mayor de mis anhelos.
  • Hijo mío, recuerda que el verdadero amor no es el que busca tu felicidad, sino el que te ayuda a ser quien eres.

Palabras para un hijo

  • Hijo, si tienes un sueño, debes protegerlo. Debes luchar por él. Y no debes dejar que nadie te diga que no puedes hacerlo. Ni siquiera yo.
  • Desde que llegaste, mi forma de ver el mundo cambio. Desde ese momento quise ser mejor persona. Y no por mí, sino por ti. Por ser ejemplo vivo de lo que puedes llegar a ser si te lo propones.
  • No importa por los caminos que nos lleve la vida. Ni si algún sendero nos separe al uno del otro. Me hiciste el mejor regalo al nacer y tengo el deber de devolverte lo bueno que me has dado cada día. Por eso, hijo mío, recuerda que en tu camino siempre tendrá un atajo hasta mis brazos.
  • Soñaba con tu rostro, con tu risa, con tus ojos, desde mucho antes de que nacieras. Y ahora eres el mejor regalo que la vida me ha hecho.
  • Hijo mío, al llevar tu infancia conmigo, me has cargado de juventud.

Frases de amor para un hijo

  • Llegará un día en que no pueda levantarte con mis brazos, pero mi corazón siempre estará dispuesto para ti.
  • Hijo mío, solo necesito pensar en ti para que mi corazón salte de alegría.
  • Hijo mío, no sabía que tenía un vacío en mi corazón hasta que naciste para llenarlo.
  • Eres mi orgullo, la esperanza que anida en mi corazón, el milagro diario que alimenta mi alma.
  • Hijo mío, no hay mayor premio en el mundo que poder decir: yo soy tu padre.
  • Hijo mío, tu eres la razón por la que me hice más fuerte. Para cuidarte, protegerte y guiarte en esta vida.
  • Hijo mío, ya eres mi presente y serás lo mejor de mi futuro.

Frases para una hija

  • Debes vivir tu vida como desees, pero recuerda que yo tendré mis brazos abiertos para ti.
  • Si una hija no puede ablandar a un hombre, entonces nada lo hará.
  • Un hijo es un hijo hasta que se casa, una hija lo es para siempre.
  • Has de aprender a ser alguien, y no de alguien.
  • Solo con nacer, ya me enseñaste a amar.
  • Hija mía, recuerda que, cuando te haga falta, estaré; pero trataré de mantenerme distante cuando no me necesites y callado cuando no me preguntes. Acompañando tu camino, apoyándote en tus tropiezos y tendiéndote mi mano para salvar juntos los obstáculos.

Pensamientos para una hija

  • Una hija no es más que una niña pequeña que crece para ser tu mejor amiga.
  • Crece fuerte y no te definas por el aspecto, sino por las cualidades que te hacen inteligente y responsable.
  • Llenaste mis sombras con la fuerza de tu risa.
  • Hija mía, aunque no lo creas no estoy aquí para destrozar tu vida. Mi labor es cuidarte y prepárate para que seas libre y feliz en el futuro.
  • Una hija es una copia perfecta y perfectamente diferente de su madre.
  • El día que naciste comenzó una nueva vida para ti, pero también para mí. Juntas hemos crecido y aprendido a cada paso que dabas: tú en la vida y yo para ser mejor para ti.

Palabras para una hija

  • Cuando una mujer se percata de que su madre no mentía, ya tiene una hija que piensa que ella está equivocada.
  • Una hija es amiga y confidente de su madre, y el mayor tesoro para su padre.
  • Me gustaría darte la libertad, pero esto solo se logra aprendiendo del ejemplo. Yo trato de ser un ejemplo de fuerza, inteligencia y responsabilidad. Sal al mundo, sabiendo quien eres y no dejes que te miren por cómo se te ve.
  • Aunque el mundo te diga cómo debes ser, tú siempre compórtate como tus padres te querrían ver.
  • En mis momentos más tristes tu sola sonrisa es capaz de encender la luz en mi alma.
  • Hija mía, si te evitase todo el dolor del mundo, te privaría del placer de descubrir tu camino. Quisiera evitarte el daño del primer desamor, pero te privaría de la alegría del amor. Quisiera allanarte los obstáculos, pero te privaría del orgullo de superarlos. Y, si hiciera todo lo que me gustaría hacer para facilitarte la vida, te impediría descubrir tu propio poder como mujer.
  • Querida, eres el fruto de un amor muy grande y es por eso por lo que tu misma desprendes un gran amor por los demás. Estamos muy orgullosos de ti.

Frases de amor para una hija

Palabras para un hijo o una hija

  • Una hija es un milagro que nunca dejará de serlo.
  • Una hija es un arcoíris, una línea de color luminoso que dispersa la niebla y levanta el espíritu.
  • Tu sonrisa me hace sonreír. Tu risa es contagiosa. Tu corazón es puro y verdadero. Pero, sobre todo, me encanta que seas mi hija.
  • Si te digo que te amo, no lo hago por costumbre o para comenzar una conversación. Lo digo para recordarte que tú eres lo mejor que me ha pasado.
  • Desde el primer momento en el que entraste en nuestra vida, la llenaste de felicidad y risas.
  • Me haces feliz en días nublados.
  • En lo más profundo de tus pequeños ojos encontré el paraíso.
  • Hija, quiero que sepas que siempre te protegeré y que siempre estaré aquí para lo que necesites.